¿Tu empresa o actividad económica goza de buena salud? Averígualo y pasa a la acción. Las cuentas de gestión.

Una vez hemos cerrado el año y nos dan los resultados de la empresa, la mayoría de empresarios se centran en ver el resultado final que arroja la cuenta de pérdidas y ganancias, para así determinar cuánto hay que pagar en el impuesto de sociedades o en renta – y cuánto pueden ahorrarse- , pero no suelen pararse a mirar el balance de situación. En otras palabras, eso es dejar a un lado la salud general del paciente para centrarse solamente en la forma.

En bastantes ocasiones al reunirme con clientes del despacho, he detectado como me hablan sobre la facturación, los gastos, los sueldos y salarios de sus empleados, gastos de representación, amortizaciones incluso, pero casi ninguno o solamente pocos conocen el balance de situación y toda la información que éste contiene sobre su empresa o actividad económica.

La contabilidad por partida doble se inventó en el S. XV  y tenemos que ser conscientes del gran avance que supuso, ya que algo tan sencillo como que un ingreso comporta un derecho y un gasto una obligación, debe llevar a cualquier empresario a analizar sustancialmente la contrapartida de sus operaciones económicas.

Hay muchos ratios que derivan de cuentas del balance de situación que nos proporcionan unos datos muy útiles para tomar las decisiones más acertadas y sobretodo, a tiempo. Un ratio es una razón o quebrado que pone en comparación dos magnitudes. La ventaja es que gracias a éstos vemos el peso proporcional de algunos valores respecto a todo el balance y no solamente los valores absolutos, permitiéndonos hacer comparaciones año tras año, con el resto de empresas del sector o con un valor objetivo o presupuesto. Por citar algunos: restando el activo no corriente a la suma del patrimonio neto y el pasivo no corriente, nos dará el fondo de maniobra. Si arroja un resultado positivo tendremos una mejor posición para hacer frente a necesidades de financiación a corto plazo sin poner en riesgo la tesorería de la empresa. Si decidiéramos aumentarlo, podríamos plantearnos hacer un aumento de capital, vender algún inmovilizado u optar por la financiación a largo plazo.

Puede ocurrir que la empresa esté en una situación de quiebra (la deuda con terceros es superior a la suma de los activos corrientes y no corrientes) pero una teórica buena liquidez nos diga lo contrario en relación entre el activo corriente y el pasivo corriente. La comparación de varios ratios despejará nuestras dudas.

Con más frecuencia algunos clientes me piden analizar sus balances para detectar posibles problemas, pero lo más importante es que los empresarios tengan la responsabilidad de conocer y entender el balance de situación de su negocio.

Anuncios

Acerca de Edgar Martín

Jurista especializado en derecho tributario y gestión fiscal. Desde nuestro blog queremos acercaros a este mundo tan enmarañado de los impuestos y haceros partícipes de todo cuanto nos puede afectar del día a día de éstos. Os animamos a participar y a proponernos temas que puedan ser interesantes para vosotros, y que a la vez disfrutéis leyendo y aprendiendo de nuestras entradas. Os prometo que no es tan aburrido como puede parecer. Podéis encontrarnos en las principales redes sociales. Toda la información en nuestra web www.tamariuconsulting.com
Esta entrada fue publicada en actividades económicas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s